Viajar a Marruecos

¿Estás por viajar? Reservá tu hotel en Marruecos, y en muchos otros destinos!

Viajar a Marruecos
Viajar a Marruecos

El Reino de Marruecos es una tierra de contrastes que atrae a todos; desde las cumbres nevadas del Alto Atlas hasta las fronteras del desierto. Un telón de fondo de monumentos, símbolos grandiosos de gran riqueza cultural y arquitectónica, tienen mucho que decir de este bello lugar. Un país fascinante donde cada esquina nos recuerda a una larga historia de 2500 años y donde sólo el calor del sol puede competir con la hospitalidad de sus habitantes. Si añadimos a esto, una cocina sabrosa y creativa, estamos frente a uno de los destinos turísticos más fascinantes: ¿aún no te atrae viajar a Marruecos?

Historia

Los primeros asentamientos humanos en el territorio marroquí se atestiguan ya en el año 10000 y 6000 aC. El territorio es invadido por los vándalos en el siglo V y luego por el Imperio bizantino, impulsados por los árabes en el siglo VIII. La mayoría de las tribus bereberes que se encontraban en el territorio se convierten al Islam. En el siglo XIX, el país fue codiciado por las grandes potencias europeas, lo cual trajo muchos conflictos de intereses. En 1997, las primeras elecciones legislativas vieron la USFP (Unión Socialista de Fuerzas Populares) llegar al poder. Después de la muerte de Hassan II en 1999, su hijo Mohammed VI le sucedió como jefe de la monarquía parlamentario.

Cultura

El árabe clásico es la lengua de la enseñanza. El tamazight (bereber) es hablado en el Rif, el Atlas y el Souss; estos dialectos varían según la región. La mayoría de los marroquíes hablan francés, muchos otros hablan el español y el inglés.

A través de sus recetas y platos, refleja la gran diversidad de influencias de diferentes culturas, como la africana, la judía y la india.

El Islam es la religión oficial del estado y el 99% de los marroquíes son musulmanes, en su mayoría sunitas. La coexistencia con otras religiones está en armonía durante siglos en el país.

Cómo llegar

Se puede llegar a Marruecos de diversas formas, todo va a depender del presupuesto, del lugar de partida y del tiempo que quiera el visitante que dure el viaje. Las opciones más comunes para llegar a Marruecos son Avión, Barco, Autobus y coche, aunque todas estás, excepto el avión, dependen de un barco para cruzar el estrecho.

Por la cercanía y transporte entre sí, viajar a Marruecos desde España es la opción elegida por la mayoría de los viajeros. En esta nota te contamos un poco más sobre las opciones disponibles.

En avión

Marruecos tiene 12 aeropuertos internacionales: Agadir, Al Hoceima, Casablanca, Dakhla, Essaouira, Fez, Laayoune, Marrakech, Ouarzazate, Oujda, Rabat-Sale, Tánger y Tetuán.

Varias líneas aéreas regulares y charters marroquíes e internacionales proporcionan conexiones rápidas y frecuentes de las principales ciudades de Europa, América y Oriente Medio.

En coche, autobús y barco

En coche se tiene la posibilidad de cruzar a través del puerto de Motril, Almería, Algeciras, y Tarifa embarcando sin problemas en alguno de los ferris que salen rumbo a Ceuta (ciudad española fronteriza con Marruecos) Tánger (hay otros destinos también disponibles) y Nador. Los barcos salen aproximadamente cada hora; los billetes están a la venta en diferentes agencias y en el propio puerto.

Autobús: pasa obligatoriamente a través del estrecho y, por consiguiente, se debe coger uno de los ferris que salen desde España. La ventaja de esta opción es que el precio del viaje en autobús incluye también el viaje en el barco y el inconveniente es que el trayecto puede llegar a ser largo e incómodo.

  • La empresa de autobuses ALSA opera una línea regular entre Marruecos y España.
  • Eurolines es un consorcio de compañías europeas que está representado en todas las grandes ciudades europeas y sus autobuses viajan por Europa y hacia Marruecos

Ubicación

Marruecos es un país en África del Norte que tiene una costa mediterránea al norte y una costa atlántica al oeste. Hace fronteras con Mauritania al sur este, Argelia al este y al norte España (Ceuta y Melilla). Con sus dos frentes costeros, el Mediterráneo y el Atlántico norte, sus imponentes cordilleras y la Gran Sahara del Sur, este país ofrece una infinita variedad de hermosos paisajes.

Pueblos de Marruecos en la puesta del sol

Pueblos de Marruecos en la puesta del sol

Clima y mejor momento para ir

La geografía de Marruecos es un privilegio porque aporta un clima muy contrastante, es un país frio donde el sol calienta. El mejor momento para ir, dependerá básicamente del objetivo del viajero. Hay diferencias de unos 20 ° C de temperatura entre el verano y el invierno. La amplitud térmica entre el día y la noche, las zonas de sol y las zonas sombreadas son muy importantes. En el desierto, en particular, puede haber más de 40 ° C de diferencia entre el día y la noche.

  • Entre mayo y octubre: se registran altas temperaturas y riesgo de tormentas de montaña en agosto; también hace más de 40 ° C en Marrakech o Ouarzazate.
  • De noviembre a marzo: el frío es muy frío en las montañas, especialmente en el Alto Atlas.
  • Desde finales de febrero hasta principios de abril: la nieve es buena para practicar el esquí.

Por supuesto, si estás pensando en como viajar por poca plata, estarás pensando en visitar Marruecos en temporada baja, lo mejor es hacerlo en los meses de mayo y octubre, aunque las altas temperaturas no son para cualquiera.

Qué hacer

Marruecos ha sido designado los últimos dos años, como el país más turístico de África, por ser un país asequible, lleno de cultura local y experiencias auténticas. Un visitante debe conocer sus hermosas playas, la arquitectura tradicional con jardines interiores conocidos como riads, y las ciudades históricas de Rabat, Fez y Marrakech. Además, es un sitio ideal para excursionistas que aman las montañas. Estos son algunos lugares de una visita obligada en Marruecos.

Gargantas Toudgha

A 15 km del centro de Tinghir, la puerta de entrada al Alto Atlas, se encuentra el desfiladero colosal en Toudgha. Estos acantilados de piedra caliza se elevan 300 metros sobre el suelo y a 2500 metros. Algunos de ellos nunca antes han sido alcanzados.

Merzouga

Merzouga es un pequeño pueblo situado en el sur del Sahara al sudeste de Marruecos, a 35 kilómetros de Rissano y a 50 km de Erfoud. Merzouga es famoso por sus dunas, las más altas de Marruecos y se ha convertido en una atracción turística de primera importancia para esta región.

Paradise Valley

En el camino Immouzer a partir de Agadir, a 25 km de Aourir, hay un pequeño aparcamiento. Aquí es donde comienza la aventura al Valle del Paraíso, con montañas, bosques y ríos que rodean este hermoso lugar. Se compone de tres cascadas con sus enormes piscinas naturales de agua turquesa.

Ait Ben Haddou

Ait Ben Haddou es un Ksar de Marruecos con la Herencia Mundial de la UNESCO, en la provincia de Ouerzazate. Se encuentra en el Valle de Ounila, al sur de Tafilalt. Es un espectacular pueblo hecho de piedra y arcilla y rodeado de grandes murallas.

La garganta del Ziz

La fuente de flujo del Ziz se encuentra en el este de Alto Atlas, sus corrientes bajan hacia el desierto, en busca de un mar que no existe, mientras son tragadas por la arena, creando una explosión de vida en este árido paisaje. Es un espectacular lugar que además permite conocer la cultura de su pueblo.

Gargantas del Dades

Las Gargantas del Dades están situadas en la parte alta del valle del Dades; es un destino turístico muy popular por sus dos acantilados de 300 metros de altura. La vista ofrece un espectáculo único. Este mismo camino lleva a la Toudgha, mediante un acceso difícil, pero que bien vale la pena atravesar.

Casablanca

Los impresionantes edificios Art Decó de Casablanca podrían convertirlo en el Miami de Marruecos. La ciudad ha sido eclipsada durante mucho tiempo como un destino por el bohemianismo literario de Tánger, los esplendores medievales de Fez y el exotismo de cadera de Marrakech. Sin embargo, en contraste con los minaretes y los patrones callejeros medievales de Marrakech y Fez, Casablanca es totalmente moderna. Aquí se puede dar un paseo por Mohammed V para contemplar los niveles de balcones curvos sensualmente barridos. Visitar la mezquita altanera de Hassan II, comer un rico pastel en la elegante Villa Zévaco y visitar el bullicioso Mercado Central.

Akchour

Akchour es un pequeño pueblo en Marruecos, a 30 km de Chefchaouen en el camino hacia Oued Lau, con rutas de senderismo que forma parte del gran parque nacional de Talassemtane.

Ouzoud

El Ouzoud son cascadas de aproximadamente 110 m que están dispuestas en tres plantas, en la Oued Ouzoud a 1.060 metros sobre el nivel del mar en el Medio Atlas.

El embalse de Bin el Ouidane

Se encuentra en la provincia de Azilal, a 28 km de Beni Mellal. Es un lugar muy famoso con un hermoso lago de color azul que hace un perfecto contraste con el verde de las montañas. Un sitio perfecto para relajarse y practicar la pesca deportiva.

Ouarzazate

Un pequeño oasis que se encuentra entre Marrakech y el desierto del Sahara. Es popularmente conocido como “El Hollywood de África” por tener varios estudios de cine, dentro de los que figuran los Atlas Studios, uno de los más grandes del mundo.

Chefchaouen, uno de los pueblos más hermosos de Marruecos

Chefchaouen, uno de los pueblos más hermosos de Marruecos

Chefchaouen

La perla azul de Marruecos es, sin lugar a dudas, uno de los pasos obligados durante un viaje a Marruecos. En el corazón de las montañas del Rif, se descubre una ciudad con mil tonos de azul. En 2010, la UNESCO también clasifica a Chefchaouen como rango de patrimonio cultural de la humanidad.

Dónde alojarse

Si bien en los últimos años han crecido mucho las opciones de alojamiento en casa de familias, con alternativas como airbnb a la cabeza, lo mejor para un viaje a Marruecos es apuntar a alojarse en uno de los tantos hoteles que hay en sus principales ciudades. El comparador de precios Trivago puede ser una excelente opción para encontrar la mejor oferta. Portales como Booking también ofrecen muchos hoteles en sus catálogos.

Marrakech: La Medina es sin duda la parte más turística de esta ciudad, con tortuosos callejones estrechos y mercados cubiertos. Hay cientos o miles de hoteles y riads, con un montón de restaurantes y cosas que hacer a poca distancia. Es un lugar muy turístico, a pesar de no ver mucho de la vida marroquí moderna.

Cuando se trata de palacios reales, Mosaic Palais Aziza, a sólo diez minutos de la Medina de Marrakech, es propiedad de un príncipe saudí, que vive en frente de este romántico y aislado hotel. Este es un lugar para relajarse, y a pesar del obvio lujo es muy tranquilo.

La Kasbah Agafay, en las afueras de Marrakech, es un fuerte de barro del siglo XVIII transformado en un destino casi fantástico con spa al aire libre, escuela de cocina y tiendas de dormir románticas.

Cerca del desierto, El Dar Ahlam es un casbah tradicional de Ouarzazate, transformado en un refugio de lujo. Suites suntuosas y villas privadas proporcionan los arreglos de dormir cómodo.

Marruecos por el desierto

Marruecos por el desierto

El tradicional y confortable, el Kasbah Bab Ourika, un hotel ecológico, con un ambiente bereber a 45 minutos de Marrakech.

En Los jardines de Issil, se establecen 15 tiendas de campaña alrededor de una enorme piscina de borde infinito. Tiene una inusual y fantástica relación calidad-precio. Está situado justo fuera de Marrakech, donde ofrece una increíble vista a las montañas del Atlas y se puede reservar desde € 30 por persona por noche.

El Domaine de la Roseraie es un paraíso rural en las estribaciones del Alto Atlas. Un gran lugar para relajarse, la altitud, 1000 metros sobre el nivel del mar, significa que es fresco en verano, y por estar escondido en un valle, también es suave en invierno.

Si te encanta la idea de alojarte en un riad, un alojamiento tradicional marroquí, prueba Villa de l’O, una versión boutique del siglo XVIII, a pocos minutos de la playa, zocos y campos de golf de Essaouira.

Además de ser una mezcla romántica de decoración tradicional y colonial, esta villa tiene maravillosas vistas al mar desde la terraza de la azotea, que también domina las almenas del casco antiguo.

Qué comer en Marruecos

La cocina marroquí es tan rica y variada, al igual que su historia, que integra las influencias del mundo con su propio toque personal. La cocina marroquí tiene capacidad para frutas y verduras con carne y pescado; las especias mezclan sus olores y su sabor natural para enaltecer la delicia de estos platos.

Como principales platos tradicionales de Marruecos figuran:

  • Cuscús: este es el tradicional almuerzo el viernes, es el plano donde la creatividad se puede expresar, existe una multitud de variantes cucos.
  • Tajine: es tanto la fuente de barro decorada que cocinan los alimentos lentamente. Varía entre guisos de carne y pescado aves de corral con verduras.
  • La barbacoa o El Mechoui: es el cordero asado.
  • Pastilla: otro plato con infinitas variaciones, carne shell hojaldre y almendras.
  • Los platos de Ramadán: sopa sabrosa con carne, lentejas y garbanzos, con beghrir, pequeñas tortitas servido con mantequilla derretida y shebbakia; tortas fritas en aceite y miel revestidos.
  • Pinchos: los kebabs, un alimento de preparación rápida.
  • Pasteles: los cuernos de gacelas, los pasteles de miel, las almendras feqqas.
  • Té de menta: es la bebida de la hospitalidad, la cordialidad que apaga la sed, se calienta y se bebe a todas horas del día; un placer que no debe perderse.

Algunas curiosidades de un viaje a Marruecos

  • En Marruecos, el acceso a las mezquitas y lugares sagrados está prohibido a los no musulmanes, a excepción de la mezquita de Hassan II en Casablanca, Mausoleo de Mohamed V en Rabat, Mausoleo Moulay Ismaïl en Meknes, y finalmente al Mausoleo Moulay Ali Chérif Rissani.
  • El té de menta es un gesto de hospitalidad, al aceptarlo, se debe evitar la ropa provocativa.
  • Durante una invitación para compartir una comida en una familia, hay que lavarse las manos en el aguamanil.
  • La comida se iniciará después de que el cabeza de familia haya pronunciado el “Bismillah” (Gracias a Dios).
  • Si no se ofrecen cubiertos, se debe comer con la mano derecha.
  • Durante el Ramadán se debe evitar comer, beber y fumar en público. Inclusive hay que pedir permiso antes de fotografiar a alguien.
Booking.com

O bien compara precios de hoteles en más sitios utilizando Trivago. ¿Pensaste en alojarte en un apartamento? ¡Conocé airbnb!

Tambien puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *