Mi viaje a Amsterdam, por Lorena Mazzia

Canal en Amsterdam, Holanda

Qué hacer en Amsterdam:

Lo interesante de Amsterdam es poder ver la diferencia del estilo de vida social y cultural que llevan los holandeses,dentro de estas diferencias están los coffee shops, la oferta sexual y hasta un mínimo detalle como que los bancos tienen puffs para que los clientes esperen.

No somos amantes de los museos por lo tanto hicimos un recorrido por los no convencionales: el museo de Ana Frank (8,50 € por persona) es un lugar impactante y emotivo a la vez, el museo de la cervecería Heineken (15 € por persona), la visita incluye un paseo por la historia de la cervecería desde sus inicios hasta el día de hoy, un mini cine en 4D muy divertido y varios stands interactivos, para finalizar en el bar tomando varias cervezas. También conocimos el museo del sexo (4€ por persona) un lugar donde no podemos hacer muchos comentarios solo hay que ir y verlo. Una visita obligada es caminar por los callejones del barrio rojo tan conocido y hacer un paseo por los canales en catamarán (10 € por persona).

En cuanto a la comida, los holandeses no se destacan en tener buena oferta gastronómica, es por eso que no encontras ningún restaurant con comida típica holandesa sino que está lleno de parrillas de origen argentino. El costo promedio de una cena es de 30 € para dos persona

Cómo moverse en Amsterdam:

Llegamos a Ámsterdam en tren desde Paris (45 € por persona)

Para moverse en Ámsterdam la recomendación es que lo hagan caminando, es una ciudad chica y se puede recorrer fácilmente,hay que tener cuidado con los ciclistas ya que son los dueños de la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *