Mi viaje a Venecia

El primer consejo que puedo darte si vas a viajar a Venecia, es que no cometas el error de reservar hotel en Mestre o elegir bajarte del tren en la estación de esa misma ciudad. Por el mismo precio, y 10 minutos más de viaje, el tren te deja en la estación Santa Lucía, desde donde podés tomar cualquiera de los transportes que te llevarán por los canales hasta el hotel que hayas elegido, y que, aunque cuesten un poco más que los de Mestre, te brindarán la experiencia única de estar alojado en esta ciudad mágica.

Tengo que hablarte de los lugares icónicos de Venecia, porque de lo contrario ésto no serviría de orientación turística. Pero permitime aconsejarte como viajera que te tomes una tarde para perderte en sus callejuelas y canales menores, donde reside el verdadero encanto de esta ciudad milenaria.

Góndolas en el Gran Canal de Venecia

Góndolas en el Gran Canal de Venecia

La Plaza de San Marcos se encuentra en el corazón de Venecia. Mide 180 metros de largo por 70 metros de ancho y es la única piazza de Venecia, ya que es resto son piazzales o campos. Esta plaza es el lugar más bajo de Venecia por lo que, cuando hay “acqua alta” es el primer lugar en inundarse, por lo que en estos casos las autoridades colocan pasarelas para el tránsito peatonal.


Ver también: Qué hacer en un viaje a Roma


Los edificios más importantes de la plaza son la Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal, el Museo Correr, el Campanile (el campanario de la basílica) y la Torre dell’Orologio.

Palacio Ducal de Venecia

Palacio Ducal de Venecia

La Basílica actual se convirtió en la catedral de la ciudad en 1807. Cuenta con más de 4.000 metros cuadrados de mosaicos, algunos del siglo XIII, y 500 columnas del siglo III. En el balcón superior de la Torre del Reloj (Torre dell’Orologio), de estilo renacentista, dos moros de bronce tocan las horas. Durante la Epifanía y la Ascensión sale cada hora una procesión de Reyes Magos presididos por un ángel, todo un espectáculo.

El Campanile es el campanario de la Basílica de San Marcos. Con 98,5 metros de altura, es el edificio más alto de la ciudad, y ofrece unas vistas estupendas de Venecia. La torre original servía como faro para los navegantes además de como campanario. Tras varias restauraciones, adquirió su forma actual en 1515.

El Palacio Ducal comenzó siendo un castillo fortificado en el siglo IX aunque, después de un incendio, tuvo que ser reconstruido y fue utilizado como fortaleza y como prisión. Combina elementos arquitectónicos bizantinos, góticos y renacentistas. En su interior se encuentran pinturas y esculturas de Tiziano, Tintoretto y Bellini

Vale la pena destacar también las Columnas de San Marco y San Teodoro junto a la entrada de la plaza desde el Gran Canal. Fueron erigidas en granito en 1172 en el lugar en el que se celebraban las ejecuciones públicas.

Puentes de Venecia

Puentes de Venecia

El puente de Rialto es el más antiguo de los cuatro puentes de Venecia que cruzan el Gran Canal y probablemente el más famoso de la ciudad. Aunque su construcción original como pontón flotante data de 1181, el actual puente de piedra está formado por un único arco, diseñado por Antonio da Ponte, y construido entre 1588 y 1591, con dos rampas inclinadas se cruzan en un pórtico central. A cada lado de las rampas hay una fila de cubículos rematados en arcos de medio punto, que sirven como comercios, los cuales llaman la atención de los visitantes y concentran el ajetreo de turistas en busca de souvenirs, especialmente en las primeras horas de la noche.

Tambien puede interesarte...

Los viajeros andan diciendo...

  1. carlos dice:

    si sube el acqua alta no queda otra que usar botas de goma yo tengo un par que te cubre toda la pierna y te da mayor proteccion . saludos

  2. carlos dice:

    hola lucrecia el tema es el acqua alta tenes que usar si o so botas de goma por arriba de la rodilla , no hay otra saludos

  3. Mayra dice:

    ¿Soy yo o Venecia no llama tanto la atención como debería? Conocí venecia el año pasado, por supuesto con toda la expectativa del mundo, una ciudad super romantica, soñada, y la realidad fue distinta. Una ciudad sucia, con mal olor, gente maleducada y por supuesto LLENA de turistas (aunque eso era esperable). Hablo con todo el mundo y me dice que Venecia es lo más, no entiendo si soy yo sola la de la desilusion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *