Viajar a Amazonas: qué opciones hay para conocer esta joya natural

Río Amazonas, un viaje inigualable
Río Amazonas, un viaje inigualable

El Amazonas tiene como trasfondo, aventuras casi poéticas en un entorno extraordinario con pueblos indígenas inmersos desde tiempos inmemoriales. Más que una jungla, es un santuario que te espera para mostrarte la vida desde otra perspectiva.

La selva amazónica es el bosque tropical más grande con la mayor biodiversidad del planeta. Es conocido como el “pulmón del mundo” y es una reserva ecológica inestimable que pertenece a varios países de América del Sur. Conoce aquí todo lo que puedes hacer en este hermoso paisaje y las opciones para viajar al Amazonas.

¿Países con selva amazónica?

Se estima que el área amazónica cubre 6.400.000 de kilómetros cuadrados o el equivalente a 40% del territorio sudamericano. Se extiende por nueve países: Brasil, Colombia, Venezuela Ecuador, Bolivia, Perú, Guyana, Guayana Francesa y Surinam, lo que te permite disponer de diversas opciones para hacer un viaje al Amazonas.

Mapa: cuenca del río Amazonas

Mapa: cuenca del río Amazonas. Fuente: Wikipedia

Viajar al Amazonas por Brasil

El 65% de la selva amazónica se extiende sobre el norte de Brasil, ocupando una gran parte de su territorio. Para aquellos viajeros que desean visitar el Amazonas en Brasil, hay cientos de destinos posibles, pero muchos no son accesibles por medios tradicionales. Ver el Amazonas desde Brasil, significa pasar una cantidad considerable de tiempo en la vía fluvial del poderoso río Amazonas y sus numerosos afluentes.

Tomar un avión

La forma más rápida y fácil de llegar al Amazonas es por vía aérea a la ciudad de Manaus, que cuenta con un aeropuerto internacional y muchas aerolíneas. Hay vuelos a Manaus desde Río de Janeiro, San Pablo y muchas otras ciudades.

En esta ciudad hay una diversidad de operadores turísticos que ofrecen excursiones de un día en barco a atracciones ecológicas en la jungla circundante, como el “Encontro das Aguas”, donde las aguas negras del Río Negro se encuentran con las aguas blancas del Río Solemos, y se extienden las excursiones tanto hacia arriba como hacia abajo.

Cerca de Manaus, se encuentra el Parque Nacional Jau, declarado Patrimonio de la Humanidad, el cual puedes visitar en barco. Este lugar ofrece un albergue en medio de la jungla que ofrece alojamiento básico o de nivel medio.

¿Qué ver en el Amazonas de Brasil?

En tu paso hacia la selva amazónica por Brasil podrás visitar varios lugares muy atractivos:

Belem o Belén

La capital regional, un lugar fascinante ubicado en la desembocadura del río Amazonas. Cuenta con una gran riqueza cultural y es el punto de entrada a la selva amazónica de Brasil.

Los túneles de árboles de mango y la vegetación tropical que invaden sus calles la convierten en un verdadero enclave de la cercana selva tropical del Amazonas. La arquitectura de variada influencia recuerda la historia colonial de la ciudad y se suma a su lado atípico.

Aprovecha tu estadía en Belén para pasear por uno de los mercados más fascinantes de Sudamérica: el Ver-O-Peso donde podrás disfrutar de una variedad de hortalizas y frutas frescas de la zona, la gran diversidad de peces, carnes sabrosas, y de plantas medicinales, con las que preparan incluso, algunas pociones mágicas.

Isla de Marajo

La amplia gama de ecosistemas de la región te permitirá descubrir la isla de Marajo, una isla fluvial vasta en la que viven más búfalos que habitantes y donde aún quedan muchas huellas de los indios que vivieron allí hace unos 3.000 años. El ferry que sale diariamente entre Belem y Soure, la capital de la isla, te permitirá descubrir su bosque, su campo y todo su ecosistema semiacuático.

Santarem

Santarem es una ciudad muy agradable para hacer una parada de escala ubicada a medio camino entre Manaus, en el corazón del Amazonas. Visitar esta ciudad y su región es un paso esencial que recomendamos durante un viaje al Amazonas.

Alter do Chao

Para llegar al pueblo de Alter do Chao, deberás tomar un autobús o un taxi y recorrer 35 kilómetros de carretera asfaltada desde Santarem hacia el sur.

El pueblo corre a lo largo del Río Tapajos, una confluencia del río Amazonas. Las playas se alzan y desaparecen con el ritmo de las inundaciones de Tapajos. Cuando el nivel del agua está en lo más alto, después de la temporada de lluvias, las playas se sumergen y se puede navegar a orillas del río entre las copas de los árboles de la selva amazónica que sirven como perchas para las aves. Una experiencia de paisaje irreal, realmente única.

Este hermoso lugar posee una playa del mismo nombre, reconocida como la playa más hermosa de Brasil, con las características digna del Mar Caribe: fina arena blanca y aguas cristalinas.

Desde Alter do Chao, se puede tomar un bote con un guía para llegar al Bosque de Tapajos (Floresta de Tapajos) y, más precisamente, a la comunidad de Jamaraqua, compuesta por unas cincuenta personas que pertenecen a la misma familia. Esta comunidad se ha abierto al ecoturismo muy recientemente, al punto que en el programa turístico incluyen: trekking en el bosque primario, viaje en canoa por el río Tapajos, caza de caimanes y noche bajo las estrellas en una hamaca.

Si eres amante de la naturaleza extrema, viajar al Amazonas es ideal para ti

Si eres amante de la naturaleza extrema, viajar al Amazonas es ideal para ti

Viajar al Amazonas por Colombia

Un viaje a la Amazonía colombiana representa una de las aventuras más fascinantes del turismo verde gracias a su exuberante fauna y flora. Además, el Amazonas tiene un potencial cultural excepcional con más de veinte grupos étnicos indígenas asentados, quienes mantienen intactos los tesoros de un valor incalculable.

¿Cómo llegar?

Para acceder a la jungla, el río y sus muchas atracciones, deberás tomar un vuelo desde Bogotá a Leticia, cerca de la frontera con Brasil y Perú. Leticia se encuentra junto al municipio brasileño de Tabatingaet, que se encuentra en el extremo sur de Colombia, lejos de las principales ciudades.

¿Qué hacer?

Aprovecha la oportunidad de visitar la ciudad, ir de compras y pasar tiempo con la comunidad antes de tomar un bote en el respetable río Amazonas para unirte al bosque. Durante la expedición, es normal que te familiarices con las comunidades indígenas, los árboles gigantescos, las aves multicolores, los reptiles y, si la suerte te acompaña, con los delfines rosados.

Después de navegar dos horas en este río, llegarás al Parque Nacional Natural Amacayacu con 294.000 hectáreas, 150 especies de aves y una cantidad indeterminada de reptiles. Encontrarás cerca del parque, el lirio acuático Victoria Regia: con hojas de hasta dos metros de diámetro.

Aquí es posible visitar una gran parte del parque y sus alrededores durante dos días o más. Puedes ir en kayak, trepar a los árboles, caminar por el dosel y visitar las tribus aborígenes.

Lugares por conocer

Un viaje de 20 minutos por el río te lleva a Puerto Nariño, una ciudad que se distingue por su orden, limpieza y cero indicio de contaminación. Esta hermosa ciudad te ofrecerá una vista de 360 ° de la selva amazónica.

Siguiendo, llegarás a los lagos Tarapoto, deslumbrantes por su limpieza, su calma y los delfines rosados ​​que habitan allí. También puedes ver la Isla de los Micos, una isla habitada por monos capuchinos.

En el camino de regreso a Leticia, puedes practicar deportes de aventura como tirolesa, kayak y senderismo. Un excelente programa para admirar una vez más la biodiversidad de la región amazónica. También te recomendamos visitar las comunidades locales como Mazonia y Columbia antes de despedirte de la belleza del paisaje.

Viar al Amazonas por Venezuela

Para conocer el Amazonas por el hermoso país de Venezuela, deberás llegar primero en un vuelo desde Caracas, la capital del país, a Puerto Ordaz en el estado Bolívar o Puerto Ayacucho, la capital de la provincia del estado Amazonas. Desde ambos puntos deberás ya tener contactada la agencia de turismo, que facilitará los guías expertos para llevarte a hacer el recorrido por la selva amazónica, con los debidos descansos en aldeas o campamentos debidamente acondicionados.

Por Puerto Ordaz

Por esta parte del país, podrás llegar a través de excursiones ya diseñadas, hacia el Parque Nacional Canaima, pasando por la Sierra de Lema, un bosque denso, encaramado en una meseta bordeada por montañas tabulares, los “tepuys”.

El recorrido lleva al pueblo indio de Paratepuy, el sitio que domina la sabana y los imponentes tepuys, Kukenan y Roraima y el punto de partida para una larga caminata de 6 días para llegar a la base Roraima, donde todos los viajeros quieren llegar.

Por Puerto Ayacucho

Desde Puerto Ayacucho podrás llegar a un pequeño puerto en el borde del río Orinoco: Samariapo, al sur de Puerto Ayacucho, desde donde una lancha ya contratada por la agencia de turismo te llevará a recorrer la jungla.

Por esta ruta descenderás un poco el río Orinoco y luego tomarás las aguas negras del Río Sipapo, aquí el curso del agua hace toboganes naturales, cuencas y jacuzzis, que te permitirán relajarte placenteramente, mientras disfrutas del paisaje espectacular con centenares de especies animales e insectos, y una diversidad enorme de flora para admirar. En este lugar también podrás toparte con los famosos delfines rosados ​​del Orinoco.

Admirar los tepuyes venezolanos

Admirar los tepuys es la sensación más intensa que sentirás en las venas por tu paso por el Amazonas venezolana. Se trata de tierras altas o montañas planas que se encuentran especialmente en esta región, donde hay en total 115 montañas de este tipo que se encuentran al este del Parque Nacional Canaima, en el corazón de Gran Sabana. En el lenguaje de los pemones que habitan el área, “tepui” significa “casa de los dioses” debido a su altura.

Los tepuys o tepuis, suelen estar aislados unos de otros a diferencia de las cadenas montañosas convencionales, lo que da como resultado una concentración de cientos de especies de plantas y animales endémicas, algunas de las cuales se encuentran en un solo tepuy. El aislamiento de estos relieves y sus fuertes contrastes climáticos lo explican.

Elevándose sobre el bosque circundante, los tepuyes tienen flancos verticales casi perpendiculares, y muchos se elevan hasta 1.000 metros sobre la selva. Los más grandes miden más de 3000 metros de altura. Los escarpes casi verticales y el denso lecho del bosque tropical en el que se encuentran estos tepuys, los hacen inaccesibles a pie. Solo a tres de las montañas de la Gran Sabana, se puede llegar a pie, entre ellas el Tepuy Autana y el Auyantepui y el Monte Roraima, el famoso “mundo perdido” de Conan Doyle y el más accesible.

Tepuy Autana

Fue declarado monumento natural en 1978, y cuenta con 1.300 metros de altura aproximadamente. Su sendero en el bosque y el ascenso de la colina son bastante difíciles, especialmente si la lluvia ha permanecido en la zona, pero una vez que te encuentra en la cima, simplemente agradecerás a la vida por estar en ese lugar contemplando una vista excepcional de la selva amazónica y el Cerro Autana, un hermoso y sagrado tepuy. Dentro de la montaña, hay una cueva que mide 395 mts de largo y 40 mts de altura, la cual consiste enteramente en cuarzo.

Ayentepui

El Auyantepui, es el más grande de los tepuys con un área de 700 km² de donde cae el famoso Salto Angel, la cascada más alta del mundo, con una altura de 979 m y que lleva su nombre en honor al aviador Jimmy Angel, quien logró aterrizar en la cima e hizo el famoso lugar en 1937. Sin dudas, una de las excursiones más hermosas que se pueden hacer en Venezuela.

Es un trayecto largo, difícil, pero extremadamente interesante. La única forma de llegar es dejando atrás las “cuevas de Kavac” o el “campamento Uruyen” y caminar durante dos días. El “Salto Ángel” son dos días más de caminata.

La subida es fuerte pero serás recompensado ​​con una vista espectacular. A la izquierda verás las montañas, a la derecha el bosque, y en medio la sabana verde con los ríos que ya has cruzado. Esto ríos se identifican fácilmente por la hilera de árboles que los rodean.

Monte Roraima

Hoy en día, el Monte Roraima de 2180 m de altura, es un destino popular para mochileros que les ofrece una caminata llena de maravillas insospechadas; alberga una serie de pequeñas cascadas, piscinas naturales bordeadas de cuarzo y el Punto Triple, el punto donde se encuentran las fronteras de Venezuela, Brasil y Guyana.

Este tepuy, el más alto del país, esconde riquezas naturales y geológicas únicas en el mundo. Para llegar a la cima del famoso Tepuy Roraima, deberás atravesar un camino empinado a través de una vegetación tropical al pie del acantilado, te encontrarás con nieblas pasajeras y destellos inesperados, que crean un ambiente especial, casi mágico.

Los sitios para acampar en la parte superior de Roraima han sido listados por los indios Pemons y se agruparon bajo el nombre de “hotel” éstos consisten en una cueva cerca de un punto de agua.

Antes de llegar al este lugar podrás observar la formación rocosa de Tevasin con una altura de 2810 metros, y mejor conocida como “la pared”.

También podrás ver en la distancia el Tepuy Kukenan con su cascada de 640 metros, la cuarta cascada más alta del mundo y la 2da de Venezuela, después del famoso Salto Ángel. El lugar es simplemente grandioso, un viaje a las fronteras de un país reservado para los aventureros.

Viajar al Amzonas: datos que no puedes perderte

Viajar al Amzonas: datos que no puedes perderte

Viajar al Amazonas por Ecuador

Por Ecuador, la jungla amazónica es fácilmente accesible y ofrece experiencias para todos los deseos relacionados con la exuberante naturaleza. La Amazonía ecuatoriana, conocida como Oriente, ofrece un espectáculo increíble y una experiencia única.

Ciertamente la parte de la selva ecuatoriana sigue siendo mínima en comparación con toda el área amazónica, pero aun así, ofrece un mundo mágico por explorar. Durante tu aventura en esta parte de la jungla, podrás ver animales míticos y plantas atípicas. Monos, delfines rosados, anacondas, tucanes, caimanes o pirañas, son solo algunas de las especies que te encontrarás.

¿Cómo llegar al Amazonas ecuatoriano?

Para llegar a la Amazonía desde Quito, Baños, Cuenca e incluso desde Tulcán o Guayaquil, lo puedes hacer en autobús público o avión, hacia la ciudad de Coca, la puerta de entrada de Ecuador a la selva amazónica. Desde esta pequeña ciudad selvática, puedes disfrutar de la selva amazónica de Ecuador y las áreas protegidas de los mejores hoteles de selva tropical y excelentes cruceros por el río Amazonas.

Coca es oficialmente conocida como Puerto Francisco de Orellana. La ciudad se ubica en la reunión del río Coca y el río Napo. Muchas excursiones van por el río Napo hacia la selva amazónica de Ecuador para experimentar las áreas protegidas, como el increíble Parque Nacional Yasuní.

Otra opción es llegar a Lago Agrio desde Quito, en autobús público o transporte colectivo privado. En transporte público, puedes llegar también a Puerto Misahualli, Tena, Puyo y Macas.

¿Qué ver en el Amazonas ecuatoriana?

En esta región podrás disfrutar de las principales áreas protegidas en la selva amazónica ecuatoriana, como el Parque Nacional Yasuní, que puedes explorar desde diferentes hospedajes y cruceros, y la Reserva de Cuyabeno, al otro lado del río Napo.

Parque nacional Yasuní

El Parque Nacional Yasuní es la joya de la corona de la selva amazónica de Ecuador y se ubica como una de las áreas protegidas más ricas en especies de la Tierra. La investigación en el parque a través de mamíferos, reptiles, aves y plantas ha creado récords mundiales en diversidad, ubicándolo como la Reserva Mundial de la Biosfera de la UNESCO.

El Parque Nacional Yasuní limita al norte con el río Napo, que pasa por la puerta de entrada de la coca en el Amazonas y cubre alrededor de un millón de hectáreas de selva tropical amazónica de tierras bajas.

La Reserva Cuyabeno

La Reserva Cuyabeno es la segunda área protegida más grande de Ecuador después del Parque Nacional Yasuní. Protege alrededor de 600.000 hectáreas de selva amazónica de tierras bajas y, como el Parque Nacional Yasuní, la tierra se inclina suavemente hacia abajo desde los Andes.

Una parte importante de la reserva está clasificada como bosque inundado y hay muchos lagos y vías fluviales en toda el área protegida. Posiblemente debido a la naturaleza más inundada del Cuyabeno, se cree que el área tiene un nivel de vida silvestre más bajo que el vecino Parque Nacional Yasuní.

Torres de dosel

Las torres Canopy te permiten experimentar la selva tropical desde una perspectiva diferente. Aquí podrás observar la cantidad de aves de presa y monos que habitan en el Amazonas. Puedes encontrar torres de canopy en Sacha Lodge, La Selva Lodge, Sani Lodge, Napo Wildlife Center.

Senderos de dosel

Es una pasarela de dosel donde puedes caminar tranquilamente por encima sin riesgo a caer. Este sendero de Canopy, el más magnífico de la selva amazónica, es accesible desde Sacha Lodge. Se encuentra a 94 pies o 30 metros sobre el suelo y se extiende a 940 pies o 275 metros a través de la selva tropical.

Culturas y tradiciones

Si amas las culturas y tradiciones ancestrales, compartir con los nativos Shuar, Achuar, Huaorani o Shiwar, es una experiencia muy gratificante, ya que su forma de vida y su manera de pensar están lejos de los hábitos modernos. Esta es una oportunidad perfecta para sumergirte en el corazón de las comunidades tradicionales y compartir una relación privilegiada con su entorno.

Viajar al Amazonas en cruceros

El Amazonas es el lugar predilecto de las líneas de cruceros de lujo, como Silversea Cruises, Regent Seven Seas Cruises, Seabourn Cruise Line y Crystal Cruises, donde los turistas adinerados están dispuestos a pagar en grande por una experiencia de viaje poco convencional.

Premium-plus Oceania Cruises también operan allí, al igual que la línea de cruceros fluviales Avalon Waterways. Pero el poderoso Amazonas se diferencia de otros ríos en que también es capaz de albergar barcos más grandes, por lo que Princess Cruises, P&O Cruises, Holland America Line y Fred Olsen Cruise Lines, también operan en los cruceros de esta región.

Los barcos más pequeños se sienten más atraídos por el tramo peruano, que es el menos explorado del río. Aqua Expeditions tiene un pequeño barco de lujo en el río; Aria Amazon, ofrece cruceros de tres, cuatro y siete días. International Expeditions tiene una embarcación hecha a medida, mientras que La Estrella Amazonica, y Lindblad realiza cruceros en Delfin II. Otros operadores principales de la expedición incluyen G Adventures, Anakonda e Iberostar.

Amazonas peruano, una belleza sin igual

Amazonas peruano, una belleza sin igual

Itinerarios para el Amazonas

Hay muchos itinerarios de cruceros que te ofrecen diferentes opciones para descubrir el Amazonas, y que van desde tres noches hasta más de 70 noches.

La Amazonia brasileña: la mayoría de los itinerarios específicos de la Amazonía se originan en Manaus o Río de Janeiro, navegando por la Amazonía hasta el puerto de Macapa. Ocasionalmente, las líneas incluyen un viaje por el Amazonas en un crucero por Brasil.

La Amazonia peruana: cruceros de tres, cuatro o siete días operan desde Iquitos hasta los fascinantes tramos peruanos del río Amazonas. Además de explorar diferentes afluentes, estos cruceros incluyen un recorrido por las islas Yacapana, famosas por su población de iguanas, y llevan pasajeros para ver los delfines de agua dulce rosados ​​y grises del río Yarapa, para visitar la aldea de Madgalena, hogar de gigantescos lirios de agua.

Amazonas y el Caribe: algunos cruceros que generalmente se originan en los puertos de Miami o Fort Lauderdale en Florida, se concentran en la navegación por el río Amazonas y lo combinan con algunas islas caribeñas, tales como: Barbados, St. Thomas, Granada; y una visita a la Isla del Diablo en la costa de Guayana Francesa.

Amazonia más Sudamérica o la Antártida: los itinerarios más largos son más ambiciosos, originados en Manaus o en Río de Janeiro. Algunos incluyen un viaje por el Amazonas en un crucero por Brasil, mientras que otros combinan el Amazonas con cruceros por el Ecuador y las Islas Galápagos. Los itinerarios más largos contemplan más de 60 noches, y comienzan o terminan en Valparaíso, Chile; también combinan un viaje por Sudamérica y la Antártida.

Advertencias generales para viajar al Amazonas

Si bien esta área de inmensa belleza natural, repleta de oxígeno puro para el buen funcionamiento de tus pulmones, también es un área donde existe el riesgo de contraer alguna enfermedad o sufrir un imprevisto. Independientemente de cómo elijas experimentar los ríos legendarios de la Amazonía, siempre deberás viajar con un grupo de personas, preferiblemente con un guía turístico bien informado y con buena reputación.

Vacunas

Las aguas del Amazonas están repletas de parásitos y amebas que pueden afectar seriamente tu delicado sistema inmunitario occidental y generar, en el mejor de los casos, molestos vómitos, fiebre y diarrea. En el peor de los casos disentería, tifus y cólera, otras enfermedades agudas y, en ocasiones, fatales como la enfermedad de Chagas. Por lo tanto, si viajas a cualquier parte del Amazonas, las principales vacunas recomendadas son: la fiebre amarilla, tétanos, hepatitis B, poliomielitis y difteria.

Alimentos y bebidas

Toma las precauciones habituales y asegúrate de que tu comida esté fresca y debidamente lavada para reducir las posibilidades de enfermarte. Lleva agua potable durante las expediciones.

Vestimenta

Camisas de manga larga, pantalones largos, botas resistentes para caminar, un sombrero de ala ancha y una chaqueta impermeable, son un equipo esencial para el senderismo en la selva.

Usa repelente de insectos fuerte de DEET y mantén tu piel cubierta lo más posible para evitar las picaduras de insectos.

Mejor época del año para ir al Amazonas

Por tratarse de una ubicación en los trópicos, en la selva amazónica hay solo dos estaciones, que son la estación húmeda, de diciembre a abril y la estación seca, de mayo a noviembre. En ambas estaciones existen muchas ventajas y desventajas para cruzar el Amazonas, por lo que será cuestión de evaluar las condiciones para tomar la mejor decisión.

Incluso la estación seca no es realmente seca, ya que por tratarse obviamente de la selva tropical, la lluvia asecha en cualquier época del año. Sin embargo, durante esta temporada, la lluvia y los niveles de agua serán más bajos, y habrá más senderos para recorrer la jungla, por lo que es el mejor momento para hacerlo.

En la temporada seca también podrás explorar e ir más lejos a pie, sin estar tan plagado de mosquitos. Por otro lado, estarás más caliente y abrigado, a un promedio de 12 grados.

Si prefieres navegar por un crucero, la estación húmeda es la mejor opción para viajar al Amazonas, ya que los niveles de agua son, en promedio, de 21 a 23 pies más altos, por lo que es más fácil explorar algunos de los afluentes más pequeños del Amazonas. También verás una variedad más rica de vida silvestre, en parte porque las aguas más altas te llevarán más cerca del dosel del bosque y también porque las flores y las plantas están en plena floración en ese momento, por lo que los monos y las aves exóticas se acercan a la orilla del río.

La desventaja en esta temporada húmeda, es que los mosquitos también pueden ser más intensos, por lo que deberás prepararte bien para evitarlos.

Conclusión

Ya sea que planees hacer una intensa caminata selva adentro, vivir intensas aventuras, compartir una comida con una tribu local, conocer su cultura, comer insectos o pescar pirañas, y contemplar los impresionantes paisajes con su extensa flora y fauna, no hay duda de que alguna de estas opciones para viajar al Amazonas, con excursión guiada o en un crucero a todo dar, te dejará gratamente sorprendido y deseoso de volver a experimentar esta mágica aventura.

Tambien puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *