Viajar a San Petersburgo

¿Estás por viajar? Reservá tu hotel en Rusia, San Petersburgo, y en muchos otros destinos!


Después de Moscú, San Petersburgo figura como la segunda ciudad más importante de Rusia, no sólo por su nutrido valor histórico, sino también por su riqueza cultural, científica e industrial. Se encuentra en las fronteras geográficas y culturales del este y el oeste, en el extremo oriental del golfo de Finlandia. Hoy en día, viajar a San Petersburgo es objetivo de muchos turistas, y motivos sobran. Te invitamos a conocer todo lo que esta ciudad tiene para maravillar a quien la visite.

Una de las típicas postales que visitaras en tu viaje a San Petersburgo

Una de las típicas postales que visitaras en tu viaje a San Petersburgo

Introducción de San Petersburgo, una de las sedes del Mundial 2018

Se dice que San Petersburgo es la Venecia del Norte, ya que una décima parte de la superficie urbana está cubierta de agua. En la ciudad hay unos 90 ríos, afluentes y canales, con una longitud total de casi 300 km cuadrados. San Petersburgo es el hogar de unos 5.2 millones de habitantes y está repleta de largos bulevares, estrechos canales y grandes plazas públicas. La ciudad es uno de los epicentros de la cultura rusa y para el agrado de muchos de sus visitantes, es una las sedes del Mundial de Futbol Rusia 2018.

A pesar de ser una ciudad nórdica, San Petersburgo es de clima moderado, la temperatura se mantiene sobre 0° C, registrando una media anual de 5°C. Regularmente está cubierta por nieve; durante todo el año el sol se deja ver por escasos 30 días. La ciudad es bastante húmeda y más de la mitad de los días del año llueve, sobre todo entre mayo y octubre. Así que toma tus previsiones cuando decidas visitarla.

Conoce la historia antes de viajar a San Petersburgo

La ciudad de San Petersburgo es consecuencia de la llamada guerra del norte, en la que Rusia y Suecia se disputaban el dominio de tierras muy convenientes que ofrecían una salida al mar Báltico, permitiendo así el acceso de rutas comerciales hacia Europa. Durante esta guerra, Rusia necesitaba contar con un punto estratégico no muy lejos de donde se encontraban las posiciones suecas, en consecuencia, Pedro el Grande ordeno la construcción de la fortaleza Pedro y Pablo, sentando los cimientos de lo que sería la nueva capital de Rusia.

Los primeros adoquines fueron colocados en el año 1703 y aunque al principio sólo había fortificaciones de piedra y ladrillos en medio de un pantano, la ciudad fue capaz de florecer y desarrollarse rápidamente.

Tras la muerte de Pedro el Grande el 28 de enero de 1728, se presentó una pausa en el desarrollo de la ciudad; este evento trajo de vuelta a Moscú, el título de capital de Rusia y la ciudad de Pedro entró en un periodo de decaimiento.

El siglo XVIII, considerado como la edad de oro de la arquitectura rusa, la ciudad comenzó a adquirir las características que son conservadas hasta la actualidad; durante esa época se edificaron importantes monumentos y las casas de apartamento, así como lujosas mansiones privadas que se multiplicaron rápidamente.

A principios de 1900, en medio de la llamada revolución roja, el zar Nicolás II, renombró a la ciudad como Petrogrado y mantuvo ese nombre hasta 1924, cuando la revolución bolchevique, liderada por Vladímir Lenin se impone y la ciudad es bautizada como Leningrado. A partir de 1941, la ciudad sufre los fuertes embates de la Segunda Guerra Mundial, que le dejo en un estado calamitoso, el cual con mucho empeño, poco a poco fue superando.

A finales de 1980, la Unión Soviética alcanzó su punto de ebullición, provocando su desmoronamiento. En 1991 Rusia realiza esfuerzos por abrir el país al libre mercado, impulsando una serie de medidas, entre ellas la devolución del nombre originario de la ciudad.

Otros aspectos políticos y sociales de San Petersburgo

San Petersburgo cuenta con una arquitectura compleja y ordenada inspirada en Europa Occidental; sin embargo, sigue impregnada de un espíritu ruso vibrante y perseverante, una combinación que le otorga una naturaleza dual de distintiva particularidad que podrás conocer al viajar a San Petersburgo. Junto a Moscú, son las dos ciudades federales que conforman Rusia.

Podrás visitar varios edificios del gobierno en tu viaje a San Petersburgo, una de las principales ciudades rusas

Podrás visitar varios edificios del gobierno en tu viaje a San Petersburgo, una de las principales ciudades rusas

Después de la Segunda Guerra Mundial, Rusia ha experimentado una serie de sucesos de gran influencia en su entorno político, desde la guerra fría, pasando por el desmoronamiento de la Unión Soviética, las transformadoras medidas de la llamada perestroika, la apertura a un mercado abierto y a procesos electorales. Aunque todo esto supone un marco democrático, el país permanece bajo un férreo control gubernamental.

En comparación con los años soviéticos, el nivel de vida de la población rusa es ahora más alto, sin embargo, se evidencian diferencias en cada una de sus regiones. En las ciudades más grandes, como Moscú o San Petersburgo, los salarios son los más altos, lo cual provoca una vibrante actividad económica, social y cultural.

Aspectos a considerar al viajar a San Petersburgo

Antes de viajar a Rusia…

El proceso para obtener una visa para viajar a San Petersburgo, dentro de Rusia, es un poco más complicado y caro que visitar otros países. Cada viajero extranjero que desee entrar al país, debe tener un sponsor (reservación en un hotel, afiliación a una empresa de turismo, universidad o ente relativo). Además de un pasaporte válido, debe obtener una visa de viaje en una embajada o consulado de Rusia, antes de su llegada. Si vas a permanecer en Rusia durante más de siete días, debes registrar tu visado y tarjeta de migración con el Servicio Federal de Migración. Las visas pueden costar entre $ 160 a $ 250 por persona, dependiendo de la duración de la estancia.

Cómo llegar a San Petersburgo

Vuelos: la ciudad de San Petersburgo dispone de dos aeropuertos: Púlkovo 1 que se sirve de atender a los visitantes internos y Púlkovo 2, que recibe vuelos internacionales. Se encuentran a unos 3 km de distancia uno del otro y a 17 km del centro de la ciudad.

Ambos aeropuertos disponen de todos los servicios como: cajeros automáticos, bancos, cambio de divisas, bares, cafeterías, Wi-Fi, etc.

Tren: San Petersburgo posee cuatro estaciones principales de trenes de largo recorrido:

  • Finlyandsky vokzal (estación de Finlandia), con trayectos desde y hacia Helsinki.
  • Ladozhsky vokzal (estación de Ladoga), con servicios desde y hacia Helsinki, el extremo norte de Rusia y los Urales.
  • Moskovsky vokzal (estación de Moscú), que sirve a Moscú, Siberia, Crimea y el Cáucaso.
  • Vitebsky vokzal (estación de Vitebsk), desde donde salen trenes a los países bálticos, el este de Europa, Ucrania y Bielorrusia.

Los billetes se pueden comprar en la taquilla central de las estaciones, así como en la taquilla central de los aeropuertos y en muchas agencias de viajes de la ciudad. Debes tener presente que los trenes con destino a Berlín, Budapest, Kaliningrado, Kiev, Praga y Varsovia, pasan por Bielorrusia, por lo que es necesario llevar un visado de tránsito. El tren es una gran opción, sobre todo por lo bello de los paisajes, para tu viaje a San Petersburgo.

Autobus: la principal estación de San Petersburgo es la Avtovokzal, que ofrece destinos tanto internacionales como a la Rusia europea. Su página web ofrece información actualizada de rutas y horarios.

Las siguientes compañías cubren rutas internacionales para viajar a San Petersburgo:

  • Ardis Finnord: desde sus instalaciones salen dos autobuses diarios a Helsinki.
  • Ecolines: autobús nocturno diario desde la Vitebsky vokzal hasta Riga (Letonia), además de 5 servicios semanales a Kiev (Ucrania), 2 salidas semanales a Minsk (Bielorrusia) y 4 salidas semanales a Odessa (Ucrania).
  • Eurolines: los autobuses parten de fuera de la Baltisky vokzal hacia Tallin (Estonia) y Riga (Letonia).
  • Sovavto: salidas diarias desde el Park Inn-Pulkovskaya y el Grand Hotel Europa hacia Helsinki y Turku (Finlandia). Los horarios de los autobuses concuerdan con las llegadas y salidas de los ferris de Silja Line y Viking Line, que van de Turku a Estocolmo.

Cómo moverse dentro de la ciudad

Traslado del aeropuerto: para llegar a San Petersburgo desde los aeropuertos, existen varias alternativas: el servicio directo desde el hotel, cuyo costo oscila entre 35 y 40 €; desde el Aeropuerto Púlkovo 2, puedes tomar también el autobús municipal de la línea 13, el cual llega a la estación de metro Moskovskaya. Otra opción es utilizar el llamado “marshrutka”, un servicio de taxi de ruta, que cuesta 25 rublos (0,7 €).

Transporte público: la mejor manera de moverse por San Petersburgo es el transporte público; la ciudad cuenta con un amplio sistema de metro y autobús, con las líneas que recorren todo el centro y la periferia de la localidad.

Tranvía: para los traslados por el centro, lo más recomendable es utilizar el tranvía.

Otras opciones: también existe la opción de trasladarse utilizando el servicio de taxis y la alternativa de alquilar un automóvil, pero para acceder a esto, debes tener presente que se exigen los algunos requisitos. Para recorrer las grandes avenidas o bulevares que abundan en la ciudad, lo más recomendable es caminar.

Dónde alojarse en San Peterburgo: las mejores zonas y barrios

Hay más de 650 hoteles en San Petersburgo, esta oferta permite que los visitantes puedan encontrar varias opciones que se adapten a su estilo y presupuesto. Las alternativas incluyen hoteles de lujo de fama internacional, de propiedad independiente y una amplia oferta de alojamiento cómodo y económico. El comparador Trivago es útil para elegir una buena opcíon. Aprende aquí como sacarle el mayor jugo posible.

La mayoría de las opciones de alojamiento ofrecen una buena relación calidad precio y una ubicación céntrica, adyacentes a los principales sitios de interés turístico y actividades recreativas. Aquí las principales alternativas que deberías considerar en tu viaje a San Petersburgo.

Avenida Nevsky: en el distrito central, alrededor de esta avenida, se encuentran los mejores barrios para permanecer en San Petersburgo. Aquí encontrarás muchas de las principales atracciones turísticas a una corta distancia. Las zonas cercanas a los ríos Fontanka y Moyka tienen una alta concentración de hoteles.

El pequeño distrito de Dvortsovaya Ploshchad es una muy buena opción para alojarse; algunos de los mejores cafés, bares y restaurantes se encuentran en esta área; en opinión de muchos, es un punto de partida crucial para experimentar San Petersburgo.

Petrogradskaya: es un barrio vibrante, ideal para alojarse, está lleno de impresionante arquitectura art nouveau, restaurantes, cafeterías y un montón de tiendas de ropa. Este distrito tiene su propia atmósfera y está a un corto trayecto del centro de la ciudad y de las principales atracciones turísticas.

La Isla Vasilevsky: la llamada Manhattan de San Petersburgo, está ubicada al otro lado del río Neva, lejos del bullicio y de la muchedumbre de Nevsky; si eres de los que busca tranquilidad, este puede ser una excelente opción para ti; cuenta con un creciente grupo de mini hoteles, y una amplia variedad de restaurantes y tiendas, además ofrece una atmósfera única en la ciudad.

¿Qué hacer en San Petersburgo?

San Petersburgo es una ciudad ideal para hacer turismo; está ornamentada con una brillante arquitectura para explorar, llena de galerías de arte, museos, catedrales y mucho más. Bien puedes dar un paseo a lo largo de las avenidas y plazas, tomar un café en una cafetería local, explorar los sitios del extremo norte, navegar por los canales o tomar una excursión por los numerosos palacios, jardines y parques.

Los contrastes aequitectónicos, una joya que el turista podrá conocer en tu visita a San Petersburgo

Los contrastes aequitectónicos, una joya que el turista podrá conocer en tu visita a San Petersburgo

La ciudad ofrece una vibrante actividad recreativa que complace a los más de 5 millones de visitantes que recibe al año, por lo que el aburrimiento no es una opción a viajar a San Petersburgo.

Lugares de interés

Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada: probablemente sea la vista más icónica de la ciudad; como muchas de las iglesias en Rusia, la Iglesia del Salvador es ahora un museo y nunca fue consagrada nuevamente al servicio religioso después de que el gobierno soviético la cerró. Posee una fachada impresionante y un interior magníficamente decorado; es una de los sitios más visitados por los turistas.
Se encuentra ubicada en el centro de la ciudad y es fácilmente accesible desde la estación de metro Nevsky Prospekt.

Museo Hermitage y Palacio de Invierno: fundado por Catalina la Grande en 1764 como un lugar para albergar su colección de arte privada. El enorme complejo cuenta con seis edificios, incluyendo el Palacio de Invierno, que fue el hogar de los zares durante casi 200 años. Finalmente se abrió al público en 1852, y desde entonces, ha sido uno de los museos más grandes y más interesantes en el mundo, que atrae a más de dos millones de visitantes cada año.

Catedral de San Isaac: la construcción fue ordenada por Alejandro I a principios de 1800. Este monumento neoclásico se completó finalmente en 1858 después de 40 años de construcción. La Catedral posee una presencia exterior imponente, con su sola cúpula enorme y un interior opulento tan impresionante como su exterior, con columnas hechas de trozos individuales de granito, malaquita y lazurite con suelos de mármol de diferentes colores.

La Catedral, un obligado en cualquier viaje a San Petersburgo, está situada en el distrito de Admiralteisky del centro de la ciudad y es accesible desde las estaciones de metro Sennaya Ploshchad y Nevsky Prospekt.

Jardín de Verano: después de un largo recorrido por todas las maravillas que ofrece esta imponente ciudad, querrás disfrutar de un paseo relajante como el Jardín de Verano, el lugar donde Pedro el Grande tomaba sus descansos. Un lugar encantador con jardines clásicos italianos, estatuas y fuentes preciosas que te invitan a sumergirte en paz y tranquilidad. A este jardín puedes acceder desde la parada de metro Gostiny Dvor.

Palacio de Peterhof y los jardines: Peterhof atrae a los visitantes con su palacio inspirado en Versalles, con vistas a una cascada de fuentes y jardines que dan al mar Báltico. Un Patrimonio de la Humanidad que fue la creación y el palacio de verano de Pedro el Grande. El palacio en si es impresionante, pero los jardines y sus cientos de fuentes se roban el show. Para llegar a este lugar, debes tomar el catamarán fuera del Hermitage.

Museo Ruso: cuenta con la mayor colección de obras de arte ruso en la ciudad. Su parte principal ha sido alojada en el Mijailovski Palacio neoclásico desde 1895. El complejo es enorme, por lo que gran parte del día lo pasarás aquí. Puedes llegar desde las estaciones de metro Gostiny Dvor y la avenida Nevsky Prospekt.

Yusupov Palace: también conocido como el Palacio Moika, Yusupov Palace es un hito de San Petersburgo. Fue la residencia principal de la Cámara de Yusupov, una familia rica de nobles rusos. El interior del palacio es suntuoso y rico, con muchas salas pintadas de diferentes estilos y decorado con candelabros dorados, sedas, frescos, tapices y algunos muebles fantásticos. Puedes llegar al palacio desde la estación de metro Sadovaya.

Fortaleza de Pedro y Pablo: el zar Pedro construyó una pequeña cabaña de madera en 1703 y supervisó la construcción de la poderosa fortaleza. El campanario de la Catedral de Pedro y Pablo es de 122,5 metros y sigue siendo el edificio más alto de San Petersburgo. Jugó un papel crucial durante la revolución rusa y fue utilizado más tarde como una prisión. Desde aquí podrás disfrutar de la hermosa vista del río Newa y el palacio de invierno hacia el otro lado, una visual única en tu viaje por San Petersburgo.

Teatro Mariinsky: la ópera rusa y la producción de ballet son de renombre mundial y de todas las grandes óperas en Rusia. El Teatro Mariinsky es el más fino de su clase, así que asegúrate de reservar entradas a tiempo.

Paseo por los canales: San Petersburgo es una ciudad con un gran número de canales, con más de 800 puentes que cruzan una longitud total de 300 kilómetros de canales artificiales; ellos sirven como vías de transporte importantes. Como turista, no puedes dejar de tomar una excursión por el canal y ver San Petersburgo desde un ángulo diferente.

El estadio de San Petersburgo será sede principal del Mundial Rusia 2018

El estadio de San Petersburgo será sede principal del Mundial Rusia 2018

¿Sólo 2 días en San Petersburgo?

Resulta difícil decidir qué lugares visitar si uno dispone de sólo dos días en San Petersburgo. Más que la segunda ciudad más poblada de Rusia, más que la Leningrado de la etapa soviética, nos quedamos con la emblemática y extraordinaria residencia de los zares rusos, aunque todas sus etapas históricas la definen en lo dramático de su magnificencia.

La Avenida Nevski, Nevski Prospekt por su nombre en ruso, es la calle mayor, la gran vía de San Petersburgo, y una de las calles con mayor historia en el mundo. Comienza en la Plaza de los Decembristas y termina en la Fortaleza de Alejandro. Los más variados contrastes enmarcan esta arteria de 4 kilómetros de largo, con puentes que la cruzan, palacios que la engalanan, cafés, tiendas y restaurantes para el esparcimiento de habitantes y turistas, y edificios de dramático pasado como el Monasterio de Alejandro Nevski, que aún ostenta huellas de la matanza universitaria del siglo XIX que provocaría a la larga la rebelión del pueblo contra el zarismo décadas después.

Fortaleza de San Pedro y San Pablo, San petersburgo

La Fortaleza de San Pedro y San Pablo, junto al río Neva, sería, según versiones bastante arraigadas, el punto de origen de la ciudad de San Petersburgo. Edificada como bastión defensivo en torno al cual se construyó el resto de la ciudad, es un conjunto de edificaciones entre las que se destaca la Catedral de San Pedro y San Pablo, cuya imponente aguja dorada se destaca aún desde el otro lado del río.

Mosaicos del interior de la Catedral de la Resurrección

La Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada o, por su nombre en ruso: Catedral de la Resurrección de Cristo es un típico templo ortodoxo ruso, situada en la orilla del canal Griboyédova, cerca del parque del Museo Ruso y de la Avenida Nevski. Fue construida sobre el lugar donde el zar Alejandro II de Rusia fue asesinado, víctima de un atentado en marzo de 1881 y es un punto distintivo de la arquitectura del centro de la ciudad por su vibrante composición pictórica. El interior de la Iglesia está compuesto por  7500 metros cuadrados de mosaicos, que cubren totalmente las paredes y el techo, representando más de 68 escenas del Antiguo y del Nuevo Testamento.

Catedral de San Isaac - San Petersburgo

La Catedral de San Isaac, con su capacidad para albergar 14.000 personas, es la más grande de San Petersburgo y la cuarta catedral más grandes del mundo, después de la Basílica de San Pedro en Roma, de la de San Pablo en Londres, de Santa Maria di Fiori en Venecia. Para su exquisita decoración se emplearon mármoles de Rusia, Italia y Francia, en las paredes y el suelo, malaquita y lapislázuli para recubrir las columnas, y, sin duda lo más extraordinario, su cúpula de casi 22 metros de diámetro recubierta por casi 100 kilos de oro. Casi 400 obras de arte en su interior incrementan el notable valor artístico de esta catedral.

Palacio de Invierno - San Petersburgo

El Palacio de Invierno o Museo del Hermitage, fue entre 1732 a 1917, la residencia oficial de los zares de Rusia. Diseñado por numerosos arquitectos, fue construido a escala monumental, para simbolizar el enorme poder de la Rusia imperial.  Tras la Revolución de febrero de 1917, durante un breve tiempo el palacio fue la sede del Gobierno Provisional Ruso, liderado por Alexander Kerensky. En la actualidad constituye uno de los seis edificios que componen el Museo del Hermitage, uno de los más importantes del mundo en cuanto a piezas de arte.

¿Qué comer en San Petersburgo?

La escena culinaria en San Petersburgo conserva una gran diversidad de alta calidad, así lo demuestra el talento de los chefs locales, quienes se enorgullecen de utilizar ingredientes frescos, hacer combinaciones innovadoras y un uso inteligente de hierbas y especias para ofrecer una amplia gama de sabores. Los turistas tienen muchas opciones donde elegir degustar de un buen plato durante su viaje en San Petersburgo. Y ojo, no hace falta pagar grandes sumas de dinero para comer bien, algo importante para los que buscan viajar barato. Conoce aquí más tips para el turista gasolero.

Comida y platos típicos

Borscht: aunque sopa de remolacha se considera una sopa de Ucrania, se asocia con Rusia y es considerada un alimento básico para la mayoría de los rusos. El principal ingrediente es la remolacha, pero por lo general también incluye una base de carne caldo, tomates, apio, cebolla, mantequilla, zanahoria y eneldo; siempre adornada con una cuchara llena de crema agria.

Soljanka: una sopa de tomate espesa y picante, el Solyanka es realmente una mezcolanza de ingredientes; una base de caldo de carne, ternera, tocino, jamón, salchichas, tomate, pasta de tomate, aceite de oliva, encurtidos, vino blanco, eneldo, aceitunas, limón, cebolla, alcaparras, sal, pimienta, cilantro y crema agria.

Albóndigas: Pelmeny o plemeni, se trata de una bola de masa de papel fino rellena de carne; el caldo de pollo y pimienta negra son su sabor dominante, decorada con eneldo y crema agria para añadir un poco de sabor. El Pelmeny ofrece una delicia sencilla y sabrosa que nació en Siberia.

Blini: o crepe rusa, son uno de los platos favoritos de los rusos, por lo general, viene con un relleno de mermelada de bayas dulces y leche condensada con setas, carnes y caviar.

Cocina internacional: hoy nos encontramos en San Petersburgo un mosaico de cuadros extranjeros, lo que representa a la comida tailandés, india o americana con la hamburguesa gourmet que está muy de moda; excelentes platos franceses, alemanes, italianos y asiáticos están en las cartas de los restaurantes. Sin embargo, los platos rusos junto a las pizzas, sushi y otros fideos chinos son los más comunes.

Para los vegetarianos: hay una selección muy decente de platos vegetarianos para los turistas que decidan viajar a San Petersburgo. Se puede elegir entre más de Troitsky y Ukrop. Algunos restaurantes como Botanika, Idiot y Samadeva en el centro de la ciudad, son vegetarianos.

Booking.com

O bien compara precios de hoteles en más sitios utilizando Trivago. ¿Pensaste en alojarte en un apartamento? ¡Conocé airbnb!

Tambien puede interesarte...

Los viajeros andan diciendo...

  1. Marta Pozzi dice:

    Hermoso,lo visite el año pasado y estoy próximo a ir nuevamente

    • MiViaje.Info dice:

      Que bueno Marta, ojala puedas contarnos un loco más, lo que más te gustó y lo que menos, algún consejo propio, etc. Saludos y gracias por escribir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *